Una maldición es un deseo maligno que se lanza contra una o más personas, a través de algún ritual o conjuro. El principal objetivo es que la víctima de una maldición sufra el mayor daño posible. Lo más importante para que una maldición surta efecto, es que el objetivo de la misma tenga conocimiento de ella.

Las maldiciones han estado presentes en todas las culturas a lo largo de la historia humana. Pueden ser  verbales, o llevarse a cabo a través de complicados rituales. Las maldiciones pueden afectar a las personas con alguna enfermedad, una serie de desgracias, pérdida de todo lo que el maldecido posea o incluso la muerte.

Existen maldiciones que se han vuelto famosas. Una de ellas es la que se atribuye a la momia de Tutankamon, cuya tumba fue descubierta en 1922 por el arqueólogo Howard Carter. Por otro lado está la temible Pulsa Denura, que es ejecutada por rabinos ortodoxos contra quien es considerado enemigo del pueblo judío.

Sin duda muchas de las maldiciones han llegado a ser famosas debido a las tragedias que les sucedieron a quienes han estado relacionadas con ellas. Lo cierto es que muchas de las desgracias acontecidas en torno a maldiciones no han tenido una explicación. Es ese halo de misterio el que las hace más creíbles y temibles.

Acompáñame en este viaje en el que te mostraré las maldiciones más inquietantes de la historia.